productividad: cómo ser productiva desde tu energía femenina (parte 2)

by Nov 8, 2019energía femenina, productividad, the life of ki

DISCLAIMER: en esta serie hablo sobre abuso sexual, tantra, orgasmos y otros temas potencialmente sensibles.

La expresión de la energía femenina

Como te platicaba en mi post anterior (la parte 1 de esta serie), mi pareja y yo comenzamos a estudiar el Tantra a partir de las dificultades que surgieron en nuestra sexualidad.

Gracias al Tantra, aprendí sobre la energía femenina, la masculina y cómo ambas energías danzan en todos los cuerpos. Incluyendo el mío. Conocer sobre estas dos energías cambió POR COMPLETO mi manera de presentarme ante la vida. Me ayudó a darme cuenta desde donde estaba tomando acción y por qué mi vida se sentía tan “forzada”.

Algo que llamó mi atención desde el principio –y que aprendí en el libro Intimate Communion– es que el mundo actual está hecho al masculino; está enfocado en el hacer.  Para las mujeres, esto ha significado que para sobresalir, sobrevivir y/o tener oportunidades más o menos equitativas nos hemos tenido que montar excesivamente en nuestra energía masculina y poner en segundo plano nuestra naturaleza femenina.

Hemos tenido que relegar nuestra naturaleza cíclica porque no hay espacio para que ella en este mundo (¿en qué trabajo te han ofrecido tomarte uno o dos días de descanso mientras tienes tu menstruación?); hemos tenido que descartar nuestro conocimiento intuitivo porque ¿de qué manera lo compruebas?; hemos tenido que dejar a un lado nuestra sensibilidad, no solo emocional, sino sensorial y parasensorial; y (la expresión de) nuestra sensualidad y sexualidad se ha convertido en algo peligroso para muchas de nosotras.

Y no es que haya algo de malo en estar en nuestro masculino, tener la capacidad de concentrarnos, de competir, de lograr cosas, es bonito también. El problema para nosotras radica en que (y esto lo aprendí en esta charla de Helen Hart con Rori Raye) no podemos brincar de una energía a la otra tan fácilmente. O estamos en el femenino o estamos en el masculino. Y las mujeres, para ser realmente magnéticas, muy buenas manifestadoras y sentirnos lo mejor que nos podemos sentir, necesitamos actuar (siempre) desde la energía femenina.

En otras palabras…

 

si nosotras priorizamos aquello que estamos llamadas a hacer, por encima de lo que creemos que tenemos que hacer, lograr nuestras metas será mucho más fácil.

El papel de la energía masculina

La energía femenina, como lo dije arriba, es receptiva. Ella recibe guía, mensajes, ideas, deseos y llamados. Cuando ella recibe una inspiración o un llamado (femenino), idealmente, entrará en acción (masculino).

el masculino sostiene la acción que aflora como inspiración desde el femenino.

Si alguna de estas dos energías está debilitada, la persona: tendrá una capacidad muy reducida de recibir ideas que potencien su poder de manifestación (femenino), o perderá su capacidad para tomar acción y sostenerla (masculino).

La energía masculina necesita ser capaz de sostener los “deseos” de la energía femenina. Eso quiere decir, para nosotras, que cuando recibimos un llamado o una inspiración necesitamos dejar atrás la duda y actuar.

Cultivar nuestra energía masculina es necesario para que la energía femenina se sienta segura de expresarse. “Tus deseos son órdenes”, suena como una broma pero literalmente es algo que necesitamos practicar con nuestro ser interior para que cada vez más nuestra energía femenina se exprese.

necesitamos confiar más en nosotras mismas y comprender que los llamados que recibimos son dignos de respeto y deben de tener un lugar; nuestros llamados no son caprichos.

 

A mi manera de verlo, si el Universo siembra en ti el deseo –mediante una inspiración o un llamado– de que materialices algo, necesitas cumplirle.

Aquí no vinimos de vacaciones. En esta Tierra tenemos un propósito y si no cumplimos con ese propósito porque nos dejamos dominar por el miedo y las dudas, deliberadamente estamos evadiendo el trabajo que vinimos a hacer.

Con esto voy a terminar hoy, y mañana voy a continuar esta serie compartiéndote, en términos prácticos, cómo se ve esta danza de energía femenina y masculina en la vida cotidiana de una emprendedora como yo. :)

Estos son los siguientes libros que leímos sobre Tantra.

Los anteriores, los básicos, están en mi post anterior.

Este libro es muy fuerte para mí, entonces lo he leído por partes, pero es indispensable para nosotras conozcamos más sobre nuestro cuerpo, nuestra sexualidad y el manejo de energía.

cómpralo aquí (amazon)

Este libro es increíble. Uno de mis favoritos. Y bueno, tal vez te preguntes por qué puros libros de sexo… y es que eso te lo diré mañana, en la tercera parte de esta serie. :)

cómpralo aquí (amazon)

Y este es mi favorito de Diane, pues resume con un lenguaje súper claro y conciso lo que es el Tantra y las prácticas que nos ayudan a circular y retener nuestra energía. 

cómpralo aquí (amazon)

N O T A : Si compras alguno de estos libros usando mis links, yo recibiré una pequeña comisión sin que eso implique un costo adicional para ti. Si decides comprar alguno, ¡usa mis links! Solo pícale a la foto y añade los productos a tu carrito de compras de Amazon. ;)

RECIBE LOS POSTS POR CORREO

Comparte en Pinterest