Todos hemos experimentado dolor, pérdida, desilusión y hemos hecho lo mejor para salir adelante.

Esa búsqueda de bienestar nos ha llevado a construir una coraza que nos mantiene “protegidos”.

Esto funciona, hasta que ya no.

Esa misma coraza que te mantuvo a salvo ahora te aleja de lo que verdaderamente quieres.

Tu ego intentará encontrar razones que justifiquen por qué lo que quieres no ha llegado a ti, pero tu corazón sabe que hay algo más profundo, una resistencia: un temor a recibir.

El temor a recibir se ve de muchas maneras, pero todas tienen en común que te mantienen viciada, estancada, repitiendo las historias de siempre.

Es aquello que te hace regresar al punto cero
una y otra vez.

y otra vez.

y otra vez.

El ejercicio que te quiero proponer tiene que ver con reconocer las barreras autoimpuestas que en el pasado te protegieron y que ya no te sirven más.

Hay muchas maneras de hacerlo, pero si no sabes dónde empezar te invito a unirte a mi reto de autoconocimiento para descubrir #LosMensajesDeTuSombra, pues son mucho más amorosos y reveladores de lo que crees.

Básicamente, en tu “sombra” se esconden claves de viejas heridas que necesitas sanar para poder abrirte a recibir.

Esa información se encuentra en tu punto ciego, y verla es el primer paso para sanar.

Tú puedes descifrar –mediante la escritura– esa información.

Tú puedes disolver esa resistencia.

Tú puedes abrirte a recibir.

Tú puedes sanar.