Todos hemos experimentado dolor, pérdida, desilusión y hemos hecho lo mejor para salir adelante. Esa búsqueda de bienestar nos ha llevado a construir una coraza que nos mantiene "protegidos". Esto funciona, hasta que ya no. Esa misma coraza que te mantuvo a salvo...