fbpx

Yo soy ki.

durante 5 años intenté auto convencerme de que era feliz, cuando no lo era. en el proceso de aceptarlo y soltar, conseguí algo mucho mejor e inesperado: recuperé mi paz.
Mi nombre es Kitzia.

Mediante mis cursos de escritura curativa y mis sesiones de apoyo individual te ayudo a liberarte de lo que te mantiene estancadx para que puedas volver a ser la persona auténtica, contenta y en paz que eres.

Mi trabajo es ideal para personas que estén dispuestas a sincerarse con sí mismas y a disciplinarse para propiciar un cambio.

Si quieres conocer mi historia, sigue leyendo.

Sol en Sagitario, Luna en Tauro

Con lo renuente que soy al cambio, 5 años no es tanto. Si no hubiera sido por ese momento de sinceridad (y mi retorno de Saturno) hubiera seguido ahí otros cinco. Pero a decir verdad, estaba envuelta en una situación más o menos desastrosa. Mi emprendimiento, el que yo había creado solita, el que se había convertido en mi principal fuente de ingresos, al que yo le había invertido tanto, el que se suponía que me representaba y sacaba lo mejor de mí, me hacia sentir inauténtica e infeliz.

No había remedio. Lo había intentado todo: trabajar en mis creencias, cambiar mi modelo de negocio, contratar a una asistente, aparecerme menos, tomar cursos para cambiar mi actitud, enfocarme en vender más… todos mis intentos funcionaban a medias.

La realidad era, que ese negocio tenía que irse. Era hora de soltar.

“Pero si el negocio está bien, ¿por qué yo me siento así? ¿De verdad no puedo aprender a ser feliz con lo que tengo ahora? ¿Por qué me tengo que complicar la vida si este negocio ‘funciona’!?”

Tal vez si me hubiera quedado cinco años más hubiera aprendido a ser feliz así. Pero cinco años son cinco años. Y ya no estaba dispuesta a dedicarle más tiempo a algo que me costaba tanto trabajo.

Ese negocio no era para mí, no era mío, había que aceptarlo y había que dejarlo ir.

Mazunte, las brujas y Robin

A los tres meses de cerrar me empecé a acabar mi dinero, por lo que tomé la decisión de mudarme a la playa (y tener todavía menos dinero) (…lo recomiendo a medias) y contratar a una coach para trabajar mi autenticidad. Sabía que necesitaba generar ingresos pero quería hacerlo “bien” desde el principio, por eso preferí tomar la ruta “larga”.

Con tanto tiempo libre en la playa y tantas reflexiones que surgían a partir de las sesiones de coaching, comencé a escribir. Primero cosas personales (mis tareas) y después, poesía.

Escribí sobre brujas, mujeres quemadas y la muerte. Hablé sobre menstruación, la hermandad entre mujeres y los cierres de ciclo.

Mis textos hablaban sobre cosas “oscuras”.  Y eso fue clave para mí. Recordé que en mi negocio anterior lo que más disfrutaba era trabajar individualmente con mis clientes, y ayudarles a poner luz a la “oscuridad” (miedos e inseguridades). Ese proceso para mí era como ver magia; siempre, a raíz de abrazar la sombra, surgían los cambios.

 

Magia, lápiz y papel

Ahora, después de muchos intentos fallidos, puedo decir que estoy del otro lado. Me siento en paz con mis decisiones y mi situación actual, siento confianza por todo lo que viene. Tengo un nuevo negocio (este) que se siente mío, se siente auténtico. Me dejo llevar por las olas de la inspiración y me atrevo a crear lo que mi intuición me dicte.

Creo productos que la gente necesita. Creo productos desde el amor, y no desde el miedo o la necesidad. Amo lo que hago. Amo este espacio. Mi trabajo ayuda a cientos de personas. Estoy floreciendo, y más importante: estoy en paz.

La razón por la que ya no me siento estancada es porque ya no lo estoy. No me siento confundida o que “algo está mal”, porque no lo está.  No me siento inquieta o que tengo que forzar mi felicidad, porque mi felicidad es genuina.

Estoy viviendo una etapa hermosa en mi vida que lo incluye todo. Lo tengo todo.

Y mucho se lo debo al tiempo que pasé escribiendo en mi libreta; a que me desahogué y me conocí mejor a mí misma, a que fui sincera y reconocí mis verdades, a que fui valiente e hice un cambio.

Nuestras palabras tienen poder. Nuestros pensamientos tienen poder. Nuestras intenciones tienen poder. Y cuando escribes con intención, reúnes ese poder y lo potencias.

Literalmente, puedes reescribir tu historia. Y no necesitas nada, más que estar harta/o de tu realidad.

Tal vez tengas que pasar tus “cinco años” de infelicidad, o necesites dejarte pisotear por otras personas hasta el hartazgo, tal vez necesites romperte el corazón una y otra vez, o necesites ver cómo los demás viven su vida menos tú. ¡No lo sé! Cada quién vive su propia historia, lo único que puedo decirte es que si ya estás ahí, si ya estás en ese punto de hartazgo, ¡felicidades! Tu vida está a punto de transformarse.

No desperdicies esta oportunidad. Tómala. Yo puedo ayudarte con mi curso gratis o con el apoyo personalizado. 

Curso gratis de Escritura Curativa

Descubre lo que te tiene estancadx y libérate. 

Anótate a mi curso de escritura curativa y en 4 días sabrás qué es lo que te mantiene en el mismo ciclo de siempre, y cómo ajustar tus pensamientos para modificar tu "realidad". 

apoyo individual

Si estás cansada, decepcionada, harta, enojada o insatisfecha, ¡felicidades! Estás en el momento perfecto para propiciar un cambio. Aplica para mis sesiones de coaching individual, en donde te ayudaré a identificar los patrones de pensamiento que te mantienen estancada, y te mostraré cómo cambiarlos. En este momento estoy programando las sesiones del 04 al 28 de junio, 2020.

error: Content is protected !!