Sobre Mí

Y me supongo que aquí debo comenzar la historia.
la historia del fin de la búsqueda
o la de lo que sea que me llevó a estar aquí.

intentaré comenzar desde el principio,
pero es difícil recordar
el momento en que empezó
pues nada que me ha comenzado
me ha comenzado desde
un punto.

CAPÍTULO UNO: EL PUNTO CERO

mi vida ha sido construida en capas: capas de experiencias que se interponen y empalman. capas a base de anécdotas, heridas, gozos y trazos de vida. capas delgadas y gruesas y dulces y amargas que han influido en mi manera de ser: vivencias que me han hecho frágil y dura:

amorosa, diosa deliciosa.

filosa como un cuchillo.

 

mi historia no comienza en ningún lugar. pero haremos que comience en uno, porque una línea es la extensión de un punto y para contar esta historia tengo que comenzar en alguno. así que llamémosle a ese punto, el punto cero: donde comenzó todo.

a partir de ahora, a “todo” le llamaré a mi búsqueda… mi búsqueda por sentirme “bien”, “plena”, “realizada”… “feliz”.

(…no feliz, “feliz”. porque ¿qué son estas palabras en realidad?, ¿qué significan sino ideales?)

mi punto cero no fue un instante ni un momento, ni una Epifanía ni una revelación. sucedía con los días, meses y años en que me sofocaba la vida. en que cada día respiraba el aire pesado de un ideal insatisfecho:

trabajar
dormir

trabajar
dormir

trabajar
dormir

trabajar
dormir

trabajar
coger
dormir

trabajar
ver amigos, dormir.

 

nada pasó que cambiara algo, más que todos los días que pasaron y me llevaron aquí… al hoy.

¿has oído hablar sobre la ley de la atracción?
básicamente funciona así:

1. pides.
pides toooodo el tiempo con tus pensamientos, aunque no te des cuenta.

2. nada pasa.
..
que se pueda notar a simple vista, pero la vida se está acomodando para brindarte lo que quieres.

3. algo pasa.
llega a ti lo necesario para que puedas traer a tu vida aquello que pediste. puedes elegir no tomarlo. pero si lo pediste porque lo quieres –y todavía lo quieres– conviene decir que sí.

 

en mi caso, llamé a mi vida experiencias, personas y maestros que me ayudaron a encontrarme y a poco a poco regresar a mí misma, hasta que me pude escuchar y dejar guiar. por mí misma. a mí misma. y pude saber que dentro de mí habita todo lo que necesito para estar aquí, “feliz”.

CAPÍTULO DOS: LA EXTENSIÓN DEL PUNTO

la trama de esta historia incluye una mezcla de sanación, reconciliación, re-conexión y aceptación. he descubierto que prefiero el SER, que el “feliz”. porque solo dentro del SER habitan las otras cinco letras.

mi proceso de transformación de lo que era a lo que soy ha incluido: despertar mi sexualidad, re-conectarme con mi intuición, clavarme múltiples veces hacia mis más adentros adentros y estar abierta a conversar con personas que compartieron sus enseñanzas conmigo, a veces sin darse cuenta, y que enriquecieron lo que ahora significa para mí la vida, la vida siendo mujer, la vida siendo ser humano y la vida siendo.

 

 

CAPÍTULO TRES: NO HAY MÁS CAPÍTULOS

mi camino aún no termina.
no ha llegado a su fin.
pero aquí estoy para contar este pedazo de historia
porque mi corazón me dice
que hoy necesitas leerla.

SOBRE MÍ (MÁS) “FORMAL”

Me dediqué 5 años a la fotografía de retrato, viajé, conocí, disfruté… hasta que comencé a enseñar lo que sabía y mi negocio se transformó en consultoría de marketing para fotógrafas, en el cual trabajé con más de 300 fotógrafas de diferentes países de América Latina ayudándoles a levantar sus negocios de fotografía con éxito.

Lo que aprendí en ese proceso es que para alcanzar cualquier sueño es necesario hacer un clavado profundo hacia tu interior, averiguar cuáles son las creencias limitantes que te impiden avanzar –o en otras palabras, las heridas–, y sanarlas.

Creo fervientemente que todos tus sueños son alcanzables, pero antes es necesario atender, sanar y reconciliarte contigo misma. 

Ese es el trabajo que estoy aquí para hacer ahora. Si quieres comenzar este proceso puedes comenzar gratis, hoy. Anótate a: Sana tus heridas; una experiencia de escritura curativa de 6 días, que te ayudará a identificar y sanar lo que ahora te mantiene ciclada, repitiendo patrones, en el mismo sitio de siempre.