Escritura Curativa

la práctica de escribir para sanar que reúne la dosis perfecta de sinceridad, introspección y comunión con uno mismo.

¿Qué es la escritura curativa?

Es escribir para curar el alma. Escribir para reparar tu corazón y procesar tus emociones, para sanar heridas emocionales, perdonar a quienes te cuesta perdonar –incluyéndote a ti– y soltar aquello que no te sirve.

La escritura curativa es una práctica intencional que te permite crear una nueva realidad mientras agradeces y abrazas la actual. Te permite reescribir tu historia y construir una visión de tu futuro, sin perder el significado de tu día a día.

Es una de las herramientas más suaves pero efectivas que he conocido, con la cual sanas lo más profundo de tu pasado, sin forzar el proceso.

la escritura curativa te ayuda a…

· identificar tus patrones y creencias limitantes. (es muy difícil cambiarlos si no sabes cuáles son. :P )

· reconocer los mensajes de tu intuición y los llamados de tu corazón, que usualmente revelan la vía más corta para realizar tus sueños y lograr tus metas.

· reconstruir tu relación contigo misma, con tu cuerpo, con tu realidad actual y con todo lo que te rodea. (¿sabías que realmente te puedes enamorar de tu vida, en poco tiempo?)

Escribir, la herramienta ideal para:

· desarrollar presencia

No se puede escribir sin poner atención. Para escribir tienes que estar presente. 100% ahí. Y aunque al principio es difícil (y hasta incómodo), practicar el arte de estar presentes es especialmente importante en estos tiempos. Poco a poco, notarás que escribir te ayuda a estar más consciente de tus pensamientos, palabras y reacciones, y tendrás una mayor capacidad de dirigirlos hacia lo constructivo, en lugar de que se sigan, por default, hacia lo destructivo.

· procesar tus emociones

En el cuerpo se quedan los impactos emocionales negativos que no han sido procesados correctamente. Es importante tener un espacio seguro para procesar lo negativo que sentimos porque si no con los años podemos sentirnos cada vez más y más pesadas, cansadas, drenadas y/o apáticas. Las emociones negativas tienen una función, pero una vez que la cumplen necesitan ser liberadas (con amor) de nuestro sistema.

· crear tu realidad 

Las palabras son intenciones verbalizadas. Y las intenciones tienen poder. Si has escuchado algo sobre LA LEY DE LA ATRACCIÓN, sabes que cambiar tus palabras (diálogo interno) transforma –sí o sí– tu realidad.

· recobrar tu confianza

Para muchas de nosotras es difícil ser constantes. En parte, porque somos mujeres (y por lo tanto, somos cíclicas) y en otra, porque hemos roto nuestras promesas muchas veces. Esta pérdida de confianza alienta a tu crítico interior a ser todavía más crítico. Esto nos hace tristes, nos apaga. No es sano.

Con una práctica sencilla de escritura, tú puedes (lentamente) cambiar eso.

¿Sientes que algo está “mal” en tu vida pero no sabes qué es?

Hay 4 áreas que necesitas afrontar para cambiar tu vida. Descubre cuáles son y cómo transformarlas con mi curso de escritura curativa. ¡Es gratis! ☽