fbpx

Guía

Todo lo que necesitas saber sobre cómo manifestar tus deseos.

INTRO

¡Hola! Yo soy ki ♡. Escribí esta guía para ayudarte a comprender el proceso, tan mágico pero natural, de la manifestación. Este tema me encanta y me emociona muchísimo compartirlo contigo porque mi percepción de la vida ha cambiado totalmente desde que comprendí los principios que te presentaré aquí hoy. 

Abordaré temas y conceptos que probablemente no conozcas. Esto se debe a que mi práctica no está basada en los principios de la Ley de Atracción, sino en los de la Ley de Asunción (te explicaré lo que es, abajo).

La mentalidad que te sugiero asumir durante este proceso es de curiosidad. Mantén tu mente abierta, utiliza lo que te sirva y descarta lo que no. Sé que todavía puedo enriquecer el contenido de esta guía pero creo que así como está ahora, está bien para comenzar. De todas fomas, te sugiero visitarla de nuevo más adelante por si acaso le hice alguna actualización. 😛

Si quieres escribirme o te quedan dudas al finalizar de leer la guía, escríbeme a kitzia @ kitziasalgado.com, o mándame un mensaje por instagram (@kitziasalgado).

Todo lo que encontrarás aquí está basado en mi experiencia como coach & en las enseñanzas de Neville Goddard.

CONCEPTOS BÁSICOS 

Hay dos conceptos que tienes que comprender para poder sacarle provecho a tu facultad creadora, la que se encarga de MANIFESTAR. Por lo que comenzaré explicando qué es manifestación y qué es manifestación consciente porque son conceptos que utilizaré bastante a lo largo de esta guía.

Manifestación
En este documento, me referiré con manifestación al proceso natural de convertir una experiencia mental en una vivencia en el plano físico. Es decir, convertir un pensamiento en un hecho. Ir de lo mental, a lo material.

Manifestación Consciente
Es el acto de manifestar deliberadamente (lo que deseas).

Esto significa que manifestación no se refiere exclusivamente a la materialización de tus deseos, sino a la de toda tu realidad.

Manifestar es algo que hacemos naturalmente y todo el tiempo. Así confeccionamos nuestros mundos, nuestras experiencias de vida. Pero lo que yo quiero que aprendas es a manifestar TUS DESEOS y no nada más las experiencias que vives en tu vida cotidiana, sino tus sueños, tus metas, tus objetivos…

Todos tus deseos son válidos porque nacen de la misma fuente: nacen de Dios (tú eres Dios). Por eso, desde ahora puedes descartar la idea de merecimiento (“Me lo tengo que ganar”) y los calificativos morales (“Esto está bien, esto está mal”). Por supuesto que, como todo, esto puede prestarse a discusión, pero yo voy a asumir que si estás leyendo esta guía no eres una persona mala, eres una persona de buen corazón queriendo mejorar su calidad de vida.

Tus deseos pueden incluir personas específicas, eventos específicos o experiencias específicas o pueden ser deseos tan generales como querer sentir libertad, plenitud, armonía, etc. Todos son válidos.

Crear es tu naturaleza. Es intrínseco de ti. Es inseparable de quien eres. Lo has usado toda tu vida para manifestar la vida que tienes ahora y lo seguirás haciendo por el resto de tus días. No necesitas aprender nada nuevo, no necesitas herramientas ni trucos ni rituales ni nada más que identificar lo que has hecho hasta ahora naturalmente y aplicarlo con consciencia para manifestar deliberadamente lo que quieres.

Todo es neutral al final de cuentas, nada está fuera de tu alcance, nada es demasiado, nada es imposible siempre y cuando sepas usar tu atención a tu favor (te explicaré más adelante a qué me refiero).

Para poder avanzar, necesitas conocer el trabajo de Goddard.

 

NEVILLE GODDARD

Neville Goddard (1905-1972) fue un autor Barbadense que escribió múltiples libros sobre el poder creador de la imaginación.

Por ahora, te explicaré mi interpretación de los conceptos más importantes que él compartió a lo largo de su vida, pero te sugiero hacer tus propias interpretaciones de sus lecturas. En el archivo vinculé una serie de libros que te recomiendo leer de él.

CONCEPTOS BÁSICOS DE NEVILLE GODDARD

LEY DE ASUNCIÓN
Empezaré por aquí porque esto es todo lo que necesitas saber para manifestar conscientemente tus deseos.

La Ley de Asunción dice que aquello que asumes, experimentarás en tu realidad.

Esto significa que todo lo que asumes o aceptas como verdadero tiene que presentarse en tu realidad: lo que asumes como infactible, tiene que presentarse en tu realidad como infactible; lo que asumes como incierto, debe presentarse como incierto… etc.

A diferencia de la Ley de Atracción que propone “elevar tu vibración” y entrar en la “frecuencia correcta” para manifestar lo que deseas, la Ley de Asunción dice que si sabes  que algo va a pasar, estés frustrado o contento, el evento obligatoriamente tiene que pasar –de una u otra forma– en tu realidad.

Desde esta perspectiva, podemos deducir que tu vida actual es el resultado de lo que, en el pasado, asumiste. O sea que tu vida actual es lo que, en el fondo, esperabas que fuera.

 

CONSCIENCIA
Goddard considera que la Consciencia es la única realidad (lo único que existe en tu realidad es de lo que eres consciente) y que sólo hay UNA consciencia. Esto significa que tú no eres ni tu nombre ni tu apellido ni tu identidad, eres un ser consciente experimentándose a sí mismo en este plano material. 

Esto implica que:

1. No existe el libre albedrío. Ya sé. Yo también me fui para atrás. Si sólo hay una consciencia experimentándose a sí misma, nadie tiene la facultad de tener deseos individuales; todos los deseos nacen de la misma fuente y todos los seres vamos hacia la misma dirección. Lo que quieres tú es correspondido por alguien más. 

2. Puedes moldear cualquier aspecto de tu realidad. Lo único que es real en tu realidad es lo de lo que eres consciente. De lo que eres consciente, reafirma tus creencias. Tus creencias conforman lo que asumes (de ti mismo, de los demás y del mundo). Todo lo que asumes, es. Por lo tanto, si asumes que tu realidad es diferente, tu realidad tiene que ajustarse y presentarse diferente.

3. Puedes moldear la realidad de los demás. Sólo hay una consciencia experimentándose a sí misma; por lo tanto, los demás no están separados de ti, están dentro de ti. Si asumes nuevas asunciones sobre el “otro”, el otro tiene que presentarse diferente.

4. Todos, son tú proyectados hacia afuera. Este concepto de Goddard tiene el potencial de transformar tu vida. Los otros son lo que asumes que son. Todas las personas en tu realidad, son tú. Todos responden en todo momento a quien asumes que eres. (Yo, en este momento, estoy respondiendo a la parte de ti que SABE que es posible transformar su vida). Esto significa que lo que crees que piensan de ti, piensan de ti. Lo que crees que juzgan de ti, juzgan de ti. Lo que crees que alaban de ti, alaban de ti.

TU IMAGINACIÓN
Tu imaginación, tu capacidad enfocarte mentalmente en una cosa, de observar o de poner atención, es tu facultad creadora. Así has creado la vida que tienes ahora y sí seguirás creando las experiencias que vienen.En donde pones tu atención, pones vida. Tus pensamientos, crean. 

 

TÚ MANDAS EN TU REALIDAD

Yo siempre les digo a mis clientes: la auto victimización es cultural. Nos hacen creer que la vida nos sucede, que son los demás quienes nos hacen daño, que estamos sujetos a una fuerza mayor que determina lo que podemos o no obtener de la vida, que las cosas nos pasan A nosotros. Pero no. Nuestras experiencias de vida NACEN de nosotros, tienen origen en el mundo de los pensamientos. Están sujetas a quienes asumimos que somos en cada momento, a quienes asumimos que son los demás, a los roles que jugamos en el mundo.

Todo el exterior responde a quienes creemos ser.

Por eso, para cambiar hay que observar los roles que asumimos y hay que QUERER soltarlos. Hay que renunciar a la victimización, al sufrimiento y al miedo. Hay que estar dispuestos a soltar el pasado, a olvidarlo por completo. Hay que identificarse con algo nuevo, con alguien nuevo. Hay que convertirse en otro.

TÚ MANDAS EN TU REALIDAD

En tu realidad, no existe una fuerza mayor a la de tus pensamientos. Ninguna emoción y ninguna circunstancia tiene más poder que lo que piensas sobre ti, sobre los demás y sobre el mundo. A donde pones tu atención, das vida. Eres tú quien decide qué es y qué no es, en tu realidad.

EL PASO A PASO

Según Goddard, lo único que necesitas para manifestar tus deseos es asumir que tus deseos ya sucedieron. A esto, él le llama “ubicarte en el estado del deseo cumplido”. Puede que el proceso te parezca simple porque es algo que has hecho siempre, pero si lo practicas una o dos veces al día, muy pronto notarás los cambios en tu realidad.

El paso a paso es el siguiente:

1. DECIDE QUÉ QUIERES
Hay deseos primarios y deseos secundarios. Define tu deseo primario, esta es tu meta verdadera, lo que realmente quieres. Puede ser algo grande, como tener un bebé; o pequeño, como una moneda en el piso. Para el primer ejemplo, el deseo primario y secundario se verían algo así:

Deseo primario: Tener un bebé.
Deseo secundario: Conocer a una pareja con la cual tener un bebé.

El deseo primario es lo único que importa al usar este método de Neville Goddard, nunca nos enfocamos en los deseos secundarios.

Haz el ejercicio de definir tus deseos en una libreta para asegurarte de que tienes claro cuál es tu deseo verdadero, lo que realmente quieres. Anota todo lo que deseas, sobre un tema, y luego define cuál es el deseo primario, lo que realmente quieres.

 

2. DISEÑA UNA ESCENA QUE IMPLIQUE TU DESEO CUMPLIDO

¿Cómo sería tu vida si ya tuvieras a ese bebé? Mentalmente, visita esa etapa de tu vida y observa cómo es. ¿Qué estás haciendo y con quién? ¿Quién te felicita? ¿Quién te acompaña? ¿Cómo es la vida con un bebé? Elige una escena que te emocione y redúcela al máximo. Por ejemplo:

Al día siguiente de tu parto llega tu mamá a visitarte con un regalito.

Una vez que tienes tu escena, la vas a reducir al máximo. Imaginarás un instante de la escena, visto desde la primera persona (desde tú perspectiva) y le agregarás elementos sensoriales para hacerla más real: olores, sabores, sensaciones, etc.

Ejemplo:

Ves a tu mamá abrir la puerta de tu recámara con un regalito en la mano mientras escuchas el quejido de tu bebé y sientes el peso de su cuerpo en tus manos.

 

3. REPITE LA ESCENA HASTA QUE SIENTAS QUE ES UN HECHO

Relájate hasta llegar a un punto similar a cuando te acabas de despertar, para ello solo respira profundamente un par de veces. Cierra tus ojos y visualiza la escena hasta que sientas físicamente que esto VA A PASAR. Sabrás que es un hecho porque no te preocupará ni cuándo ni cómo esto llegará a ti. Es una sensación física. Con la práctica lo vas a experimentar.

 

CONCEPTOS BÁSICOS II

Para hacerte muy buena manifestando, necesitas saber la diferencia entre Estado, Identidad, Pensamiento & Consciencia porque estos conceptos influyen en lo que aceptas como verdadero (lo que asumes); y eso, a su vez, determina tus experiencias de vida.

Empezaré con Consciencia.

Lo único que es fijo, es tu Consciencia.

La consciencia es quien realmente eres, es el Dios que habita en ti. Es la fuerza creadora. La existencia misma. Es la presencia eterna, es lo que sientes cuando cierras tus ojos y te despojas de todo. Es lo único inamovible. Puedes alterar tu identidad, tu estado y tus pensamientos, pero no puedes despojarte de tu Consciencia, es el espíritu; la Divinidad.

 

IDENTIDAD

La identidad es quien crees que eres.

Es un personaje construido y auto impuesto desde el cual interactúas con el mundo. Se conforma por una serie de características con las que te defines como persona, con las que tú misma te encasillas. Está sujeto a tu origen, entorno, apariencia física, etc. (Si hubieras nacido en otro país, con otro color de piel y con otra preferencia sexual, ¿seguirías siendo quien eres ahora? No).

Aunque algunos estudiantes de Goddard incluyen la identidad en el Estado (siguiente concepto), a mí me gusta explicarlos por separado porque en mi práctica como coach es clave que mis clientes comprendan el concepto de Identidad  porque:

El punto ciego de la mayoría de la gente es vivir la vida desde la identidad de víctima.

Y aquí me incluyo. Esto es cultural.

Para que te des una idea de cómo se ve esto en la vida práctica, las diferentes caras de la víctima son: la buena del cuento, la incomprendida, la salvadora, la oveja negra, la traicionada, la impotente, etc. Todos estos personajes te alejan de la vida que quieres tener porque te exponen experiencias que te reafirman esa identidad y aunque cada uno de estos personajes tiene una recompensa emocional, la paga nunca lo vale. Nunca vale la pena asumir la identidad de víctima, te puedes evitar mucho dolor y además hay mucho mejores cosas del otro lado.

 

ESTADOS

Se refiere a la situación en la que crees que estás. 

“Felizmente casada” es un estado. “Emprendedora exitosa” es otro estado. “Soltera” es otro. Todos los estados engloban identidad, creencias, pensamientos, actitudes, aptitudes, habilidades, etc.

Tu realidad siempre responde a tu estado dominante, la situación en la que más asumes estar.

Goddard explica que cuando quieres manifestar algo diferente, es necesario cambiar de estado (porque el estado engloba todo lo que dije arriba). Si quieres tener una pareja pero sigues permaneciendo en el estado de “Soltera”, seguirás estando soltera hasta que te cambies de estado a “En una relación”.

Según Goddard, el estado que elijes con mayor frecuencia con el tiempo se “endurece”.

Por eso es importante saber cómo cambiar de estados, porque si permaneces por mucho tiempo en un estado indeseado, perpetuarás experiencias indeseadas en tu vida.

Ejemplo:

Supongamos que tienes una relación complicada con tus padres. Ellos siempre prefieren más a tus hermanos que a ti, nunca te escuchan ni complacen tus deseos. Siempre te recuerdan que tus hermanos son mejores que tú. Eso te hace sentir mal y constantemente te reafirma que tu valor es menor que el de los demás. Te hacen sentir rechazada e indeseada.

Para vivir esta experiencia, significa que estás en el estado de “(Hija) Indeseada”.  Para dejar de vivirla, necesitas mudarte al estado de “(Hija) Deseada”. Y encierro la palabra “Hija” porque para vivir esta experiencia, tu estado dominante es “Indeseada”; lo que significa que también estás viviendo este rechazo en otras áreas de tu vida.

En este caso, lo que tendrías que hacer cuando te sientas rechazada es cerrar tus ojitos y preguntarte: “¿Esta soy yo?”. La respuesta siempre es NO, porque tú no eres tu estado ni tu identidad, tú eres un ser consciente viviendo una experiencia humana. Ya que sabes que ese estado no eres tú, lo que sigue es evocar la sensación de “(Hija) Deseada”. Una vez ahí, puedes apoyarte de imágenes mentales para arraigar esta sensación, o solo habitarla por unos minutos hasta que se sienta real.

Sabrás que te mudaste de estado porque te sentirás diferente, reaccionarás diferente y no pensarás las mismas cosas. Entre más te acostumbres al estado nuevo, más real lo sentirás y más se reflejará en tu mundo exterior.

 

 

DIETAS MENTALES

Además de moverte de estado y de ajustar tu identidad, es necesario que elijas diariamente pensamientos alineados a lo que quieres manifestar.

La dieta mental se refiere a la restricción voluntaria de ciertos pensamientos con el fin de lograr un objetivo específico.

Por ejemplo, si deseas crecer tu número de seguidores, en lugar de envolverte en pensamientos como: Me voy a tardar años, Esto está súper difícil, Nadie visita mi perfil, etc. Lo que harías es cultivar lo opuesto: A la gente le encanta lo que hago, Siempre me dan muchos likes, La gente comparte mi contenido todo el tiempo, A la gente le encanta mi contenido, Cada vez me siguen más personas, Me encantan mis seguidores, Me apoyan siempre, Me quieren muchísimo, Les caigo súper bien, etc.

Cuando pienses algo que va opuesto a lo que quieres, corrige.

Siempre, siempre, siempre, corrige.

Si quieres ver un cambio en tu vida, empieza por monitorear tu diálogo mental.

¿Qué pensamientos tendría la versión de ti que ya tiene lo que (ahora) quieres? ¿Qué pensaría? ¿Qué conversaciones mentales tendría? Recuerda que no hay límites, puedes tener lo que tú quieras siempre y cuando te ancles al estado del deseo cumplido y alinees tu dieta mental a tus deseos.

 

 

 

CÓMO APLICARLO

Como puedes ver, es muy simple. Manifestar es simple. Lo has hecho siempre: configurar imágenes mentales de lo que va a pasar; pensar en los posibles escenarios y resultados de tus acciones; maquilar conversaciones y comentarios de otras personas; asumir, asumir, asumir.

No necesitas hacer otra cosa para manifestar, pero, para ayudarte, aquí te explico un paso a paso de cómo llevar estas enseñanzas a la práctica.

INSTRUCCIONES

Haz una lista de tus deseos y elige el que te parezca mejor para comenzar. Luego, sigue el paso a paso de arriba. Visualiza tu escena 3 veces al día, o hasta que te sientas saciada y segura de que tu manifestación va a pasar. Mientras llega tu deseo, cuida tus pensamientos durante el día y corrige los que no vayan alineados a tu deseo. Si experimentas un evento desagradable, cambia de estado inmediatamente. Recuerda: nada es fijo, más que tu Consciencia. Todo lo demás, es flexible.

Prueba con cosas chiquitas primero, cosas que consideres fáciles: una reacción de alguien, un regalo, una sorpresa, un cumplido, etc. Desarrolla tu confianza poco a poco y ve escalando tus manfiestaciones hasta llegar a la certeza de que puedes tener todo lo que deseas. Realmente, puedes. Puedes tener lo que tú quieras. Cuida tus pensamientos, sé consciente de los roles que asumes e imagina tu deseo cumplido.

Y, ¿después qué?

Si todavía tienes dudas o quieres aprender más, visita el baúl. El baúl es mi nuevo proyeto en donde respondo tus preguntas sobre manifestación. 

Para apoyo personalizado, visita mi página de coaching