Día 1.

Una parte de mí no estaba lista para aceptarlo. –¿Yo? Yo no tengo nada.– Mientras, otra parte de mí sabía que era necesario. –No estaría mal tener algún apoyo emocional, de esa forma podrías crecer más en tu negocio.– Cuando los problemas con mi pareja comenzaron a escalar supe que había que hacer algo.

Ella dice que su trabajo es proponerme nuevas maneras de hacer las cosas para que me sea más fácil disfrutar la vida.

El día uno la terapeuta lo concluye con:

necesitamos trabajar

inmediatamente

con algo que se llama AMOR PROPIO.

Lo mismo que ahora llaman rimbombantemente autoestima.

(–¿Tengo mala autoestima? Yo?? Pero si yo soy muy segura de mí misma…. mira todo lo que hecho.)
– Oye, y ¿tú crees que sentirme a la defensiva con el mundo tiene algo que ver con esto que dices del amor propio?
– Sí.
– Ya no quiero sentirme así. Ya me cansé.
– Esta es tu tarea de la semana:

“Kitzia,
Hoy estás mejor que ayer,
y mañana estarás mejor que hoy.
Que tengas un día maravilloso.”